Depresión y trastornos del estado de ánimo

depresion¿Como se produce una depresión?

La depresión es un trastorno afectivo que afecta a todas las áreas del individuo: social laboral, familiar y personal. Afecta a la persona en su forma de pensar y sentirse así como a nivel motor y fisiológico.

Los síntomas depresivos que forman la depresión  son comunes a muchos trastornos psicológicos, es decir, los síntomas depresivos encubren frecuentemente a otro tipo de trastornos y prácticamente casi todos los trastornos existentes presentan síntomas depresivos.

La depresión afecta tanto a adultos como a niños y a adolescentes y es muy frecuente en la 3ª edad. Tiene una alta incidencia, entre el 4% y el 8% de la población y esta tendencia va en aumento.  La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) prevé que dentro de pocos años la depresión será la segunda causa de incapacitación y muerte después de las enfermedades cardiovasculares en el mundo.

Sus principales síntomas son:

  • Sensación permanente de tristeza
  • Sentimientos de poca valía
  • Labilidad emocional
  • Falta de concentración y alteraciones en la memoria
  • Cansancio físico
  • Anhedonia: falta de disfrute en general
  • Alteraciones del sueño y del apetito
  • Aumento o pérdida de peso
  • Irritabilidad

Cognitivamente la persona deprimida se siente desesperanzada, falta de motivación e indefensa. Es típico de los estados depresivos tener pensamientos catastrofistas («nunca me pondré bien») o pensamientos de autoculpa («soy la causa de todos los males») o referidos a la validez propia («no valgo para nada» o «soy incapaz») entre otros. Estos pensamientos tipo mantienen el estado depresivo y tienen un carácter disfuncional, es decir, no son ciertos ni adaptativos pero la persona deprimida está convencida de su autenticidad alimentando y empeorando así su depresión que puede llegar incluso a terminar con el suicidio.

Cuando nos diagnostican una depresión sólo nos están diciendo que padecemos los síntomas arriba mencionados durante al menos dos semanas. Pero recuerde que estos síntomas son meros indicadores de que algo no va bien. Por ello solucionar el estado depresivo atacando solamente los síntomas no significa que estemos «curados». Si no atendemos y tratamos lo que hay detrás de los síntomas, estos volverán en forma de depresiones recidivantes.

¿Cómo se produce una depresión?

El Modelo Cognitivo de la depresión ha surgido a raíz de observaciones clínicas sistemáticas y de investigaciones experimentales. Con este modelo trataremos de explicar en una forma resumida los conceptos que hay en la base de una depresión. Siguiendo a Aarón Beck, se postulan tres conceptos específicos para explicar el substrato psicológico de la depresión, que pasamos a explicar a continuación:

La triada cognitiva, los esquemas y los errores cognitivos.

Consiste en tres patrones de pensamiento típicos que inducen a la persona con depresión a considerarse a sí mismo, su futuro y sus experiencias de un modo peculiar e idiosincrático.

  • El primer componente de la triada se centra en la visión negativa que tiene la persona acerca de sí misma. Se ve desgraciada, torpe, enferma, con poca valía. En ocasiones atribuye sus experiencias desagradables a un defecto que considera propio, de tipo psíquico, moral o físico. Este modo de ver las cosas le lleva a creer que es un inútil, que carece de valor, de modo que se subestima y se critica a sí mismo en base a sus defectos.
  • El segundo componente de la triada cognitiva se centra en la tendencia del depresivo a interpretar sus experiencias de una manera negativa (visión negativa del mundo) ya que el propio síndrome depresivo, lleva al paciente a hacer interpretaciones negativas poco realistas sobre su experiencia que se pueden reinterpretar a través de una terapia adecuada.
  • El tercer componente de la triada cognitiva se centra en la visión negativa acerca del futuro. Cuando la persona que padece depresión hace o piensa en proyectos a largo plazo, anticipa que sus dificultades o sufrimientos actuales continuarán indefinidamente. Espera penas, frustraciones y privaciones interminables.

Una consecuencia de estos patrones de pensamiento negativos son el resto de signos y síntomas de la depresión. Por ejemplo, si la persona piensa erróneamente que va a ser rechazado, reaccionará con el mismo afecto negativo (tristeza, enfado) que si el rechazo fuera real.

En depresión leve y moderada la terapia cognitivo conductual es la opción más recomendada; en depresión grave la combinación de medicación y terapia cognitivo conductual, es lo que arroja mejores resultados y menor índice de recaídas, siendo superior al tratamiento exclusivamente farmacológico. Se trata de una terapia breve que actúa desmontando los mecanismos que mantienen la depresión y dotando a la persona de herramientas para hacerle frente. Muestra su superioridad también en la tasa de recaídas, manteniéndose la mejoría a largo plazo.

En nuestro centro le informaremos acerca de todo el proceso, nos adaptaremos a sus necesidades y le brindaremos un servicio personalizado y con una rigurosa confidencialidad.

Si necesita más información no dude en ponerse en contacto con el Centro de Psicología Psicoalbaleiton  a través del teléfono +34 881 59 59 99 o del formulario de contacto y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible.

 

Publicado en Psicología Sanitaria, Servicios.